Blueback de SWM y 2

El pequeño Blueback de Small World Models

El Blueback es un modelo muy pequeño, tan solo tiene 70 cm. de eslora, a una escala de 1/96, pero en cambio lleva una tecnología muy sofisticada y una calidad sobresaliente (mejor que muchos modelos muy renombrados), aunque eso lo convierte en un kit “caro”, pero en una inversión excelente por su relación por su facilidad de uso, montaje, fidelidad al original  y transporte.

Parado en superficie

Se trata de un modelo de inmersión estática pura. No precisa de aporte de aire de superficie para vaciar los tanques, sino que lleva un pequeño depósito de gas que permite hasta 6 soplados completos sin recargarlo. El gas que usa es propelente de aerógrafo que podemos comprar en cualquier tienda de modelismo. Para sumergirse, como en un barco real, el tanque de lastre está abierto al agua , disponiendo de una válvula de purga de modo que cuando la abrimos el aire escapa al exterior mientras que se llena de agua. Para vaciar el tanque de lastre se abre una válvula en el depósito de gas, que es inyectado dentro del tanque y desaloja el agua sin otra complicación y gran velocidad.

El interior al descubierto

Small World Models ha trabajado con gran precisión en un cilindro estanco (WTC) muy pequeño, compartimentado en secciones cilíndricas en plástico GRP azul muy resistente, que encajan unas con otras por medio de juntas tóricas aseguradas tan solo con cinta adhesiva. En el compartimento de popa se aloja el equipo de radio completo (tres servos, variador y receptor). En el central hallamos el tanque de lastre, el depósito de gas y el mecanismo de apertura de la válvula de purga. En el de proa se aloja la batería y una reserva de aire para flotación que equilibra el peso del motor y servos a popa.

Monta unos ingeniosos sistemas de mando y estanqueidad que vienen en el kit y que sustituyen las ruedas de mando de los servos. Así los servos estándar encajan al milímetro. Los mandos salen al exterior por unos casquillos con prensaestopas ya montados que aseguran la estanqueidad. La bocina es estanca gracias a un casquillo de bronce con retén de goma y que ya viene montada.

Cargando gas. Ver los dos compartimentos estancos de proa

Esta pequeña maravilla mecánica se presenta en una caja de cartón blanca (pensemos que no se vende en las tiendas y que nos lo envían por correo desde EE.UU.). Cuando abrimos la caja sorprende la gran calidad del casco de fibra de vidrio muy delgada que viene terminado a falta de realizar los pasos de agua de la parte inferior, montar las aletas deflectoras de los hidroplanos, montar los periscopios y mástiles y pintar. El casco viene muy bien detallado e incluso viene imprimado con una pintura gris mate que todavía evidencia más la buena terminación.

Compartimento estanco de popa

Cuando abrimos el casco hallamos el WTC ensamblado, de color azul translúcido, excepto la sección de electrónica que es transparente. Pero tal y como sucede al casco, sólo falta montar los servos, ajustar el sistema de llenado y vaciado y listo… De hecho el fabricante asegura que se puede poner en el agua en un fin de semana incluso pintándolo y ajustándolo, y es cierto.

En el interior del WTC encontramos un par de bolsitas con los accesorios de plástico: hélice de repuesto, hélice y eje, aletas deflectoras, mástiles, periscopios, schnorkel y también la tornillería y mandos. Las instrucciones se resumen a un librito de 15 páginas en inglés ilustrado con fotos, muy sencillo; comparable a los kits de Sheerline model submarines, que usan distinto sistema de inmersión pero que mantienen la filosofía de fácil montaje mecánico que da opción a trabajar el detalle a fondo, aunque Small world models destaca en la exquisita terminación de sus cascos.

Detalle de la proa y torreta

EL MONTAJE

Si seguimos las instrucciones su montaje es muy sencillo. Primero debemos preparar lo que necesitamos además del kit: sistema de radio con 4 canales, tres servos estándar y una batería de Nicd de 6 elementos de 1600 mAh mínimo. Recordemos que el variador y el motor vienen en el kit. Por otro lado es indispensable comprar o hacer un adaptador para poder cargar el depósito de gas con la botella de propelente de aerógrafo. La toma de carga del depósito es una válvula de neumático de coche que debe adaptarse a la rosca de una botella de propelente de aerógrafo, (que si queremos comprar ya hecha, podemos dirigirnos a Mike’ subworks que distribuye  Subtech y cuya referencia es SCA).

A profundidad de periscopio

El montaje es muy sencillo si seguimos las instrucciones y sobre todo afecta al montaje de la electrónica y mandos. Pero como todo se ha estudiado para que encaje a la perfección, no hay problemas reseñables. Es reseñable el mando de actuación de la purga del tanque de lastre. Este se acciona por un servo que va en el compartimiento de radio, adosado al mamparo del tanque de lastre por el que se une al mando en sí y que está al agua dentro de dicho tanque. Este mando tiene dos ruedas a distintas alturas de modo que moviendo el mando a un lado se abre la válvula de purga, en neutro ni entra agua ni gas, y al otro lado está cerrada la purga y se abre la válvula de gas que inyectaría presión soplando el agua de lastre. Una vez montado el servo debemos ajustar la posición de dichas ruedas de modo que con el movimiento del servo actúe correctamente el sistema.

¡Superficie!

El montaje y acabado del casco es muy sencillo, gracias a la calidad de materiales y además ofrece la posibilidad de personalizar la unidad a representar o podemos desplegar los mástiles a nuestro criterio. No está de más dar un vistazo a la web del museo que alberga a barco real en Portland, Oregon cuya dirección es  www.omsi.edu/visit/submarine . La pintura es negro satinado de la mitad del casco hacia arriba y rojo inglés a modo de patente en la parte inferior. Los mástiles son gris claro con moteado gris oscuro. Los numerales deben ser blancos a escala 1/96 y podemos añadirle las marcas de calado que podemos hallar en comercios especializados o en comercio electrónico de varios fabricantes.

PRUEBAS Y NAVEGACIÓN

Ajustamos en casa el lastrado del modelo para llevarlo a la línea de flotación real y que nos quede una ligera reserva de flotabilidad con los tanques llenos, a modo de medida de seguridad. Ya en nuestro estanque ponemos el barco en movimiento, demostrándose sensible a los pares generados por la hélice, lo que es normal debido a su peso y al lastre que se sitúa muy cercano al centro de flotación del barco. Vira relativamente rápido en superficie para lo que son estos submarinos y tiene una buena velocidad, excesiva para su escala.

Abrimos la purga de lastre y comienza a sumergirse, lo que se produce en unos 10 a 15 segundos. Con el modelo a altura de periscopio, es muy sencillo hacer la inmersión basta muy poco avante para que con el mando de hidroplanos podamos “volar” bajo el agua. Es sensible a los mandos pero noble, en avante toda es muy sensible al mando y recuerda más a un aeromodelo que a un barco, aunque por lo general esto es necesario en todos los modelos de submarinos de casco hidrodinámico a escala o no ya que suelen tener un par de escora muy elevado debido a la poca distancia entre el lastre y el centro de gravedad.

Para ascender podemos llevar el modelo a superficie dinámicamente y cuando casi tenemos media torreta fuera abrimos la válvula de gas. En ese momento vemos como sube a superficie como si de una burbuja se tratase debido a que el soplado del tanque se hace en décimas de segundo, por lo que es difícil dosificar la ascensión si sólo nos basamos en el sistema de soplado. Por otro lado el soplado de emergencia es muy espectacular ya que asciende brutalmente y las burbujas y el agua pulverizada saliendo por las aberturas del casco es muy llamativa.

Avante poca iniciando la inmersión

CONCLUSIONES

Como conclusión debo decir que el modelo cubre sobradamente todas las expectativas tanto en lo mecánico como en su imagen y construcción. Conociendo que es un modelo caro comparativamente hablando (pasa de los 800 euros puesto en España ya despachado en aduanas), debemos contar con que nos proporciona un casco perfecto y una mecánica que se monta en un rato y de gran fiabilidad. Otra de sus grandes ventajas es que con sus 70 cm. de eslora y sus 3,5 Kg. se puede llevar en cualquier parte. Pese a ello el nivel de detalle como modelo estático es excelente. No requiere una gran habilidad para su montaje y es un modelo ideal para los modelistas de submarinos que desean tener un segundo modelo para combinar con otro modelo mayor o con otro tipo de barco, o bien si no disponemos de espacio suficiente en casa.

Posiblemente sea uno de los mejores submarinos que he probado, pese a su tamaño. Es evidente que se trata de un modelo que está en la cima de la sofisticación respecto a su mecánica y que tiene un grado de prefabricación y detalle dignos de alabanza.

Actualmente David Manley, propietario de Small World Models se ha tomado un respiro en esta actividad aunque promete volver a la tarea… no desesperemos, volveremos a disfrutar de sus excelentes modelos.

Anuncios

Acerca de eltorodescapaflow

Licenciado en Historia y MBA. Aficionado al modelismo naval, los submarinos, coches clásicos, F1 y modelismo de clásicos y F1, novela negra y otras muchas cosas
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s